domingo, 10 de octubre de 2010

VICTOR NAVARRO DEL ÁGUILA

Por Humberto Vidal Unda. (Lima 1977)

Lo conocí en enero de 1932. Yo almorzaba en una pensión para estudiantes, cuando irrumpió un joven alto y delgado, acompañado por dos muchachos de baja estatura. Parecía un Quijote con dos escuderos. Irrumpió rompiendo la relativa calma que reinaba en la sala. Hacía comentarios sobre todo, bromeaba a la patrona y soltaba tremendas risotadas - ¿Quién será este confianzudo? - , pensé.
A poco me entabló conversación y supe de sus propósitos de ingresar a la Universidad. Yo estaba en el mismo plan. Nos hicimos amigos, con una amistad que se da muy pocas veces; con entrega total, con lealtad absoluta y para siempre.
El doctor Navarro del Águila tomó la vida por el lado alegre. No lo vi nunca abatido ni colérico. Reunión donde él estaba, pronto se hacía reunión alegre, se incendiaba la fiesta, porque, además de tocar el piano, cantaba, sobre todo huaynos ayacuchanos. En las calles, a veces, sabíamos que por ahí andaba Navarro, al oir sus ruidosas carcajadas, su carácter jovial, alegre y sincero, lo llevaron a hacerse de las más diversas amistades. Familias de la vieja aristocracia cusqueña o de modestos trabajadores e incluso reuniones de sindicatos lo llamaban, lo invitaban y lo acogían con gran amistad y agrado.
En la Universidad cursó las facultades de Letras y Derecho. Se graduó de Doctor en la de Letras.
A poco de ingresar a la Universidad, comenzó a ser llamado como profesor en los colegios particulares de Santa Ana, Las Mercedes, San Francisco y el Colegio Nacional de Ciencias. A poco de graduarse de Doctor en Letras, ingresó en la Cátedra Universitaria. En 1942 ganó en concurso la Cátedra de Folklore y Arqueología Peruana.
Víctor Navarro del Águila fue el primero que comenzó a enseñar el Folklore en el Perú en forma sistemática, como una ciencia social, con su metodología propia para el conocimiento de los productos de la cultura popular, espontánea y anónima. En este campo llegó a acumular un archivo valiosísimo en forma de fichas técnicamente elaboradas sobre literatura folklórica: cuentos, tradiciones, leyendas, refranes, adivinanzas, etc. Además otros ficheros sobre música, instrumentos de música, instrumentos de trabajo, alimentación, medicina popular, prácticas de brujería, etc., etc.
Como maestro secundario escribió un texto sobre Educación Cívica. A parte de esto ha publicado lo siguiente:
Las Tribus de Anko Walloc
Pujllai Taki
Calendario de Fiestas Populares del Departamento de Cusco.
Folklore Nacional.
Wayanay
Chijmu
Wamán Puna: Cronista.
Estos son los trabajos, diríamos, académicos, que publicó Víctor, pero aparte de ellos, durante los 16 años que vivió en Cusco, no cesó de publicar algo en los diarios y revistas cusqueñas y aún del extranjero. Usaba distintos seudónimos como: Leda Liuga, Pokra, Argos,
Agapito Kanchara, etc., para sus artículos de diversa índole, sobre todo tema, incluso cultivó con éxito el buen humor cuando sacamos la revista humorística “Don Cualquiera” donde Agapito Kanchara hacía sus diabluras muy sabrosas.
Queda mucho que hablar sobre la labor cultural de Víctor. Su sorpresiva y temprana desaparición dejó trunca su obra. Pero, entre sus discípulos quedan algunos verdaderos valores que, a mi criterio, deben mucho de su formación a Navarro del Águila. Me refiero al doctor Efraín Morote Best y el doctor Josafat Roel Pineda.
Al escribir estas desvaídas palabras de recuerdo, dejo constancia de mi indestructible amistad, respeto a su nombre y a la persona de Alcira, su esposa, y sus hijos: Waldo, Eddy, Anita y Alicia.

Notas adicionales
1. Esta fue una semblanza escrita por el doctor Humberto Vidal Unda, con ocasión de celebrarse el “Congreso Nacional de Folklor”, organizado por la Universidad Nacional de San Marcos en 1977, evento que llevó el nombre de Víctor Navarro del Águila.
2. Navarro del Águila nació en Ayacucho el 15 de diciembre de 1910 y falleció en Cusco el 6 de enero de 1948.
3. Fue fundador de la Revista “Guaman Poma” y de la Sociedad Folklórica del Cusco y del Museo de Arte Popular de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada